miércoles, 24 de octubre de 2012

Capítulo 9: El día esperado, la cosecha

TATATACHAAAN. Señores y señoras, niños y niñas, bloggeros y bloggeras, he aquí el Capítulo 9 de La Vida de Cato. Sentimos mucho el retraso pero el comienzo de curso nos ha tenido muy líadas y, además, está semana, Cato está de viaje, así que me toca subirlo a mí. Una vez más os pido disculpas por haber estado más de un mes sin subir prácticamente ninguna entrada. Como compensación este capítulo es el doble de largo de lo habitual.
Ahora sí el capítulo 9:


Me levanto con el presentimiento de que va a ser un día de especial. Como de costumbre, salgo a correr y hago un poco de ejercicio. Corro alrededor de la valla  voy al punto en el que puse la trampa para Teddy. Los cables viejos ya no están, alguien los ha quitado. Observo el bosque cuando me fijo en el pequeño detalle: no han quitado los cables, los han puesto dentro del bosque formando una palabra: "Gracias". "¿Quién habrá sido?" pienso. En mi mente aparece una imagen y ya sé quién lo ha hecho. Teddy. Me voy a casa con una sonrisa. Me alegra saber que he podido ayudarla. Cuando llego a mi casa veo a mi madre, me abraza y me da varios besos. Después aparece mi padre y me pregunta:
- Te presentarás voluntario, ¿verdad?
- Claro, papá. Clove y yo seremos los representantes de este Distrito, como tú siempre has querido.
No contesta, me abraza. Veo a mi madre, esta empezando a llorar. Me acerco a ella y le susurro:
- Los profesionales nunca lloran. Mamá, volveré a casa... te lo juro.
Después de desayunar algo (aunque he de admitir que hoy no tengo mucho apetito) voy a buscar a Clove, ya que hemos quedado antes de la cosecha. Caminamos en silencio un rato hasta que ya se me está haciendo tan incomodo que decido romperlo:
- ¿Estás preparada? Para la cosecha, quiero decir. Al fin y al cabo,... estos son nuestros Juegos.
- Quiero ver a mi madre, Cato, pero no quiero dejar todo esto. - dice sin mirarme.
- Verás a tu madre y volverás a casa Clove, yo te traeré.
- No podría verte morir, no sin luchar antes.
- Clove, - la agarró de la barbilla y hago que me mire a los ojos - nadie nos va a matar, somos profesionales... somos los mejores.
Ella se zafa de mí y sigue andando. Seguimos caminando y a los 15 minutos nos encontramos con la madre de Teddy.
- ¡Hola Cato!¡Hola Clove!, vaya cuanto tiempo ha pasado, ¿eh Clove? Tendrías 4 años la última vez que te ví- exclama la madre de Teddy, noto como Clove no la reconoce así que cambio de tema.
- Señora... ¿cuántas veces entrará el nombre de Teddy en la urna?
- 23 veces... hemos tenido que pedir muchas teselas Cato... - responde.
Esto me deja helado. Ya sé que mi distrito es uno de los más ricos pero aún así hay gente pobre como en todos los lugares. La madre de Teddy nos mira y dice:
- Este año, ¿os presentareís voluntarios?
- Sí - responde Clove.
- ¡Menos mal! No sé que haría si Teddy saliese elegida, no sé quién cuidaría de mí. No sé como se las habrán ingeniado varios padres para sacar el nombre de sus hijos de la urna... supongo que mediante un soborno.
- Vaya... - de repente suenan las bocinas. Me despido de Clove y de la madre de Teddy y me voy a casa a cambiarme. De allí, al momento más importante de mi vida... la cosecha.

Una vez allí nos hacen los controles, todo el mundo está feliz, tranquilo sabiendo que sus hijos no irán a los Juegos. Mientras nos colocan en nuestros respectivos lugares, le susurro a Clove: "Estás preciosa, para la gran ceremonia de los ganadores ponte el mismo vestido, ¿vale?", ella no contesta pero sonrie. Nos separan, todo esto parece un desfile de moda, los vestidos y trajes son parecidos a los del Capitolio, la única diferencia es que aquí, en el Distrito 2, todos llevamos el número 2 en algún traje, en algún accesorio, escrito con pluma en la mano, etc. De repente aparece Cedric, cada vez está más viejo y a la vez elegante. Va vestido de turquesa, un color que le sienta realmente bien. Este año nos sorpende con un sombrero en el cuál está tallado el número 2 debajo de la palabra Distrito, no muy grande.
- ¡Felices Juegos del Hambre!
Llevan 74 años de Juegos y todos los años saludan de la misma manera. Pero no solo en mi distrito, es el mismo saludo en todos los distritos. Rock sube al escenario. Es el mentor de los Juegos así que le corresponde estar allí arriba viendo que tributos participaran este año. Rock empieza a hablar sobre el honor que supone ir a los Juegos y el mismo discurso de todos los años. Lo he oído tantas veces que podría recitarlo de memoria. Me entretengo mirando a la gente de mi alrededor. En el lado de las chicas veo a Clove y un poco más lejos a Teddy. Deseo con todas mis fuerzas que me mire, que vea que estoy aquí pero no tengo suerte.
- Las chicas primero - dice Cedric. Se acerca a la urna de la derecha y elige un papel al azar. No estoy preocupado porque salga el nombre de Teddy ya que se que Clove se presentará voluntaria.
- ¡¡¡Clove Edding!!! - me sorprende muchísimo. No le ha hecho falta ni presentarse voluntaria. Clove sonrie y sube al escenario.
- Hola Clove - dice Cedric. - Ahora que todo Panem te está viendo, ¿quieres decir algo o prefieres esperar a las entrevistas de Caesar Flinckerman?
- Solo una cosita, Cedric. Si mi nombre no hubiese salido también me hubiese presentado - se da la vuelta y va a sentarse en una silla al lado de Rock.
- ¡¡¡Toma ya!!! Esto si que es suerte, amigos - exclama Cedric. - Y ahora los chicos.
Cedric se acerca a la otra urna y coge un papel.
- ¡¡¡Nille Stevenson!!! - no me lo creo. Nille no puede salir elegido. Ya sé que tiene la misma edad que yo pero no puede. Son mis Juegos.
Nille ya está avanzando cuando me levanto y grito : ¡¡¡ME PRESENTO VOLUNTARIO!!!
- ¡¡¡NO!!! - grita Nille - ¡¡¡yo quiero ir a los Juegos!!!
Todo el mundo se gira hacia Cedric.
- Bu... bu...bueno - tartamudea. Se nota que nunca le había pasado esto- . En  este caso le corresponde a Rock elegir.
Rock se levanta y nos mira a los dos:
- Que sea Cato.
Nille se pone hecho una furia y dos agentes de la paz se lo llevan. Subo al escenario y sin nada que añadir me siento al lado de Clove. Cedric se despide de todos y los agentes de la paz nos acompañan al edificio de justicia.
Mis padres vienen a verme pero no hablamos mucho: ya sabíamos que me presentaria voluntario así que ya nos habiamos despedido antes. Mi madre sale de la sala llorando y no puedo evitar sentirme mal por ella. Espero un rato a ver si viene alguien más. "Teddy, por favor, sé que estás enfadada, pero necesito ver tu sonrisa antes de irme. Puede que no te vuelva a ver". Mis plegarias no son atendidas porque no viene nadie más.
Me siento en el sofá que hay. Resignado me tumbo. Algo me llama la atención a mi izquierda. En la pared hay un agujero. Miro a través de él y veo una habitación que creo que es la de Clove. Se oyen voces en la habitación por lo que giro la cabeza y allí la veo: Clove tan guapa como siempre… Pero hay otra persona en la habitación. Es Rock. No sé de que estarán hablando. “Estrategias de combate” pienso.
-Clove, cariño no sé por qué haces esto. Que tu madre sea una avox ya es bastante para nosotros. No quiero que mueras.
- Me has entrenado durante años y, ¿aún dudas de mí?¡¡Me parece increíble!! – grita Clove.
- Clove, tesoro. Tú y nadie más que tú deberías saber que te apoyo y que sé que lo harás muy bien. Pero no podría soportar la idea de que mueras.
- Pero si gano podría pedirle a Snow que me dejase traer a mamá de nuevo a casa. Lo tuyo es diferente. Tú la ves todos los años porque eres el mentor del Distrito Dos y ella el avox. Está será mi única oportunidad de verla. Además Cato me defenderá. – dice mientras se funden en un abrazo.
-Te quiero, Clove.
- Y yo a ti, papá.
Casi me caigo de espadas. ¿Papá?¿Clove es hija de Rock? Mi primer instinto es entrar en su habitación y pedirles respuestas pero dejarían de confiar en mí y eso es algo que para los Juegos no me interesa.
No me da tiempo a pensar nada más, porque de pronto entran dos agentes de la paz y me conducen al tren. Subimos y nos acomodamos en una sala de estar. Me siento al lado de Clove pero no hablamos. Miro por la ventan y veo a mis padres despidiendose de mi con una sonrisa. Intento localizar a Teddy entre la multitud, pero no la veo. Y pensar que llevamos años sin hablarnos, y ahora... me voy y tengo el presentimiento de que no la volveré a ver. Estoy seguro de que me odia. Con estos pensamientos, partimos hacia el Capitolio.
Llegan Rock y Cedric y se sientan con nosotros. Vemos el resumen de la Cosecha del Distrito 1. Los dos tributos son voluntarios. La chica, Glimmer, puede parecer un cielo, pero veo enseguida que está disimulando, sé que por dendrto esconde a una guerrera que no se dejará matar a la primera. Nota mental para mí mismo: cuidado con Glimmer. El chico, Marvel, tiene cara de bobalicón pero es fuerte.
Vemos en directo el resto de cosechas. La del 3 no tiene mucho de interesante, pero creo que el chico nos podría se útil. Este año el Distrito 4 no tiene profesionales como otros años, una verdadera lástima. En el Distrito 5, hay una chica que me recuerda a una comadreja. Creo que tendrá bastantes oportunidades de escapar del baño de sangre de la Cornucopia, sino se encuentra con nosotros claro. Las cosechas de los Distritos 6, 7, 8, 9 y 10 no me parecen intereseantes, ya que no hay ningún tributo que me parezca que vaya a sobrevivir a la Cornucopia. Mientras pasan estas 5 cosechas observo todo a mi alredeor. Rock observa con atención a los tributos. Cedric no para de comentar la ropa que llevan. Clove no aparta la mirada de la pantalla. Miro por la ventana. Estamos pasando unos campos. Me quedo mirándolos mientras mis pensamientos vagan... hacia mi Distrito... hacia el bosque... hacia Teddy.
La voz de Caesar Flinckerman me saca de mis pensamientos devolviéndome a la realidad. Está anunciando la cosecha del 11. La chica es una niña de unos 12 años. Sin duda caera pronto, pero el chico es todo lo contrario: es alto y musculoso. En mi opinión, tiene muchas posibilidades de llegar al final. Me quedo con su nombre, Thresh. he de encargarme de él en cuanto pueda.
La Cosecha del 12 toma un grio inesperado. Como tributo femenino sale una muchacha de unos 12 años. Cuando estoy barajando sus posibles muertes, algo cambia. El Distrito 12, el distrito pobre, el olvidado, tiene una voluntaria. Su hermana, Katniss Everdeen. Parece un poco flojucha pero durante mis años de entrenamiento he aprendido a no menospreciar a ningún rival. El chico, Peeta, sube al escenario palidísimo. Katniss y él se miran. Creo que tengo algo que usar en su contra. La transmisión se cierra con el himno y el escudo del Capitolio.
- Bueno, vuestra principal prioridad es aliaros con Marvel y Glimmer. En los entrenamientos observad las habilidades de los demás y aliaros con aquellos que creaís que os puede venir bien - dice Rock.
Clove y yo asentimos y nos vamos a nuestras habitaciones sin mediar palabra. Mi cuarto es muy parecido al que tenía en el Centro de Entrenamiento. Me tiro en la cama pero me es imposible dormir. Me levanto y salgo de mi habitación a hurtadillas y me dedico a explorar el tren. No encuentro nada muy interesante hasta que llego al final del vagón. Hay una puerta que supongo que dará a la calle. Aún así me adventuro a abrirla.
Estaba completamente equivocado. Ante mí encuentro una sala con un techo de cristal que deja ver las estrellas. Veo a Clovoe tumbada en un sofá mirando al cielo.
- Hola - dice percatándose de mi presencia pero sin despegar la vista de las estrellas.
- Hola.
Me tumbo a su lado. Estamos en silencio hasta que me doy cuenta de una cosa que no puedo callarme.
- La última vez que estuvimos así, quiero decir, mirando las estrellas fue en el entrenamiento...
- Sí... - dice mordiéndose el labio.
- Clove, ¿puedo preguntarte una cosa? - no espero a que me responda - ¿por qué dijiste que fue culpa tuya lo de ese muchacho?
No responde. Nos quedamos  en silencio hasta que, 5 minutos después, Clove rompe el silencio.
- Fue culpa mía. Ese entrenamiento fue idea mía.
- ¿No fue de Rock?
- No, yo se lo propuse... - susurra algo que no llego a oír.
- ¿Por qué iba Rock a hacerte caso?
- Porque es mi padre - susurra.
- ¿En serio? - finjo sorpresa.
- Sí...
No hablamos más. Me quedo dormido.
Cuando me despierto, miro la habitación bañada por la luz dorada del sol. Veo que Clove no está. Me levanto y miro por la ventana. Distingo una gran ciudad y sé que hemos llegado... Estamos en el Capitolio.
-------
Esperamos que os haya gustado e intentaremos subir el capítulo 10 cuanto antes. Un saludo.
¿Qué opinas?

10 comentarios:

  1. Increible aunque me habéis hecho esperar demasiado he estado a punto de dejar el blog ! El capitulo peeeeeeerfecto, es increíble en serio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentimos a ver tardado tanto pero estabamos muy liadas. Me alegro de que te allá gustado. Espero que no tardemos tanto en subir el capítulo 10.

      Eliminar
  2. Un capítulo impresionante, increíble... ¡Perfecto! Me encanta vuestr blog. Por cierto, soy Miss Hawthorne Eaton del blog:
    divergentesmentalmentedesorientadas.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo de que te guste. Ahora te afilio, tu blog está genial!!!

      Eliminar
  3. Me ha encantado, he esperado mucho, pero valio la pena, a ver si en el 10 tardáis un poquito menos, pero muchas gracias me encanta :')

    ResponderEliminar
  4. Holaa! Me encanta, casi me muero en la espera y en el adelanto me disteis mas ganas de leer el capítulo 9. :3
    P.D: Pasaros por mi blog http://elorigendelmalyelbien.blogspot.com.es/ intento escribir al día un capítulo pero si no puedo os aviso :3

    ResponderEliminar
  5. Holaa:) me encanta vuestro blog!!
    yo acabo de empezar y el mio es: http://divergentesmentalmentedesorientadas.blogspot.com.es/
    pasate si quieres y siguenos porfis:D
    un beso!

    ResponderEliminar
  6. Para cuando va a ser el capítulo 10?

    ResponderEliminar
  7. Afilenme y visiten mi blog de ljdh www.en-las-alas-del-sinsajo.blogspot.com

    ResponderEliminar