domingo, 23 de junio de 2013

Os traigo aquí el capítulo 12, espero que os guste muchísimo y sin más discursos os dejo el capítulo 12:

Capítulo 12: Los entrenamientos. Clasificación de muertes:




Capítulo 12: Los entrenamientos. Clasificación de muertes.


- Le mataría, Cato, le mataría en mil pedazos - dice Clove mientras prepara una tostada.
- ¿ A quién?- respondo - ¿A los demás tributos?.
- No, a Snow, el trajo a mi madre aquí y le corto su preciosa lengua roja, condenándola a servir al Capitolio, le detesto, le odio...
De repente aparece Lucius en el comedor.
- ¡Lucius! - grito dirigiéndome a él.
- ¿Que ocurre Cato? - responde.
- ¿Como va el "pequeño favor" que te pedí? - pregunto refiriéndome a la construcción de una casita para Teddy.
- Va, que no es poco, creo que podré hacerlo con la ayuda de algunos amigos, pero no te aseguro nada.
- Se me olvidaba, que sea de color rosa, rosa... medio fuscia, mejor fuscia, más bonito, le gustará mucho más.
- ¿Eso es todo?, ¡Caramba Cato, pareces un niño pequeño pidiendo un juguete! Centrate en los juegos y dejate de bobadas como esta... como te oiga Brutus- responde.
No contesto, pienso que Lucius tiene razón, parezco un crío.
- ¿Que tal Clove? - pregunta Lucius a Clove
- Bien... pensando en tácticas para matar - contesta ella.
- ¡Eso esta bien! Yo voto por torturar tributos - añado yo.
- ¡Tu votas por construir casa rosas! - responde Clove riéndose.
- ¡No, no, ¡casas rosas no!, ¡fuscias! - dice Lucius y se ríen los dos de mi.
Doy un golpe en la mesa y cabreado por las burlas me voy a mi cuarto. Una vez allí tiro las rosas que hay sobre la mesa expresando así mi rabia. De repente la famosa avox de esta mañana entra en mi habitación.
- ¿ Que quieres?, ¡Fuera! - grito.
No me hace caso, así que decido hacerlo.
La avox esta tumbada en el suelo con las marcas de mis manos en su mejilla.
- ¡He dicho que te vayas!
Me obedece y se va. No quiero pensar en ello, pero la avoz se parece a Clove, igual es su madre... ¡Bah!, seguro que no, si fuera su madre estaría con ella no conmigo.
De repente entra Lucius:
- Cato vistete los entrenamientos van a empezar -
Clove esta fuera mirandome, me quito la camiseta y los pantalones y me pongo la ropa que hay en mi armario, un armario bastante pequeño en el que las prendas están agrupadas en conjuntos etiquetadas.
Bajamos en ascensor hasta llegar a una sala gigantescas con muchísimas armas y utensilios diferentes.
Nos encontramos con Brutus:
- Aliaros con los del Distrito 1, son bastante buenos . nos dice.
- Yo no quiero aliados - contesto.
- No es cuestión de querer o no querer, es cuestión de necesitar y no necesitar- Responde.
- Yo no necesito... - me callo al entrar en la sala, llegamos casi los últimos.
Hay una señora en el centro, la típica que nos cuenta las normas, a las cuales no atiendo, me dedico a mirar a los tributos del Distrito 1, la chica es guapa, rubia, con el pelo recogido en dos trenzas y un maravilloso cuerpo, el chico es moreno, un poco feo, ¡Tiene cara de mono!.
Sin darme cuenta la chica rubia me esta mirando y cuando la miro sonríe. La mujer acaba de decirnos las normas y yo me acerco a la chica del Distrito 1, ignorando a Clove.
- ¿Sabes?... tienes una sonrisa preciosa para morder a los tributos en el cuello y quitarles la vida, sencillamente espectacular - le digo.
Después miro al chico, me río de él y me voy. Mientras me alejo veo que Clove no me sigue, se ha quedado hablando con ellos, vuelvo hacia donde ellos están.
- ¡Vamos Clove!
- Cato los tributos del Distrito 1 y del Distrito 2 nos hemos aliado, debemos buscar a gente fue
rte.
Practicamos algunas pruebas, observando a los patéticos del Distrito 12. De repente me fijo en alguien, el chico del Distrito 11, parece muy fuerte. Voy a coger un cuchillo para matar lo que parecen ser maniquís. Cuando ya he matado a varios dejo el cuchillo y me ato el zapato, vuelvo a cogerlo pero este no esta.
Veo a un chico delante mio, le empujo y le grito:
- ¿Dónde está mi cuchillo?
- No, no lo se - contesta.
- Un vigilante nos separa.
- ¡Ten cuidado en la arena!, ¡pienso matarte! - le grito.
La chica del Distrito 12 se ríe y me entran unas ganas enormes de darle un puñetazo en la boca que casi no me puedo contener.
De pronto el chico del 12 coge una de esas bolas pesadas y las tira contra las lanzas, penoso, eso lo hago yo con los ojos cerrados. Pero a Clove le impresiona, no se porque. La chica del 11 es  pequeña pero salta muchísimo, la mataré  la segunda. Al chico del 6 le dejaré para el tercer puesto, en la clasificación de muertes. Al cojo para el cuarto. De repente miro a la chica del 12, ella será mi principal objetivo. Cato, "vas a ganar estos juegos", me digo.
Los entrenamientos acaban y mientras yo establecía mi clasificación de muertes a Clove a conseguido a bastantes aliados, entre ellos al chico del 12, el cual ha aceptado por miedo a morir el primero. Esta vez los profesionales van a ser más sangrientos que nunca.


¿Qué opinas?

8 comentarios:

  1. Genial el capitulo!
    Acabo de leerlo y ya tengo ganas de el siguiente .
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me encanta:)
    Espero con impaciencia el siguiente, que ganas!!!

    ResponderEliminar
  3. Dios, que mala baba tiene Clove, aunque la entiendo ¡yo tambien odio a Snow!
    Jjaja en fin, te he nominado en mi blog, un muxu!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninaaa! <3
      Hace mucho que no hablamos ;)
      Ya! Yo también odio a Snow, como la gente normal hahahaha x)
      Muuuuuchas Gracias! ;)

      Eliminar