lunes, 20 de agosto de 2012

¡Capítulo 8!

¡Por fin el capítulo 8!, Esperemos que os guste! Esperemos tener el Capítulo 9 pronto. Gracias a todos.


Capítulo 8: “La próxima vez que crees una mutación asegúrate de que no se electrocute”.

Me despierto exhausto, sin saber dónde me encuentro, desde aquel “entrenamiento especial” veo a Teddy en todos lados, al principio creía que eran alucinaciones mías, pero ahora estoy completamente seguro de que es ella. Ayer, fue cuando la vi por última vez, en la panadería del viejo Matius, comprando lo que antes también era mi compra habitual. Teddy tenía la cara llena de heridas, heridas que intentaba disimular con un poco de maquillaje. El viejo Matius se dio cuenta de los arañazos que tenía en la cara y le preguntó:
                    Capítulo 8: “La próxima vez que crees una mutación asegúrate de que no se electrocute”.

Me despierto exhausto, sin saber dónde me encuentro, desde aquel “entrenamiento especial” veo a Teddy en todos lados, al principio creía que eran alucinaciones mías, pero ahora estoy completamente seguro de que es ella. Ayer, fue cuando la vi por última vez, en la panadería del viejo Matius, comprando lo que antes también era mi compra habitual. Teddy tenía la cara llena de heridas, heridas que intentaba disimular con un poco de maquillaje. El viejo Matius se dio cuenta de los arañazos que tenía en la cara y le preguntó:
-          ¿Qué te ha pasado en  la cara, hermosa?, ¿Te pongo lo de siempre?
-          A mi madre, lo de cortar el pelo no se le da nada bien  - contesta sonriendo – sí, ponme lo de siempre.
Siguieron hablando y yo me fui, sabía que Teddy mentía. Hoy no tengo entrenamiento hasta las 6:00, es mi día de descanso. Queda poco para la cosecha y Rock cada día insiste más en la supervivencia, pero en mi mente solo se graban las tácticas para matar tributos.
Voy a dedicar el día entero en buscar a Teddy, hasta las 4:00, a esa hora tengo que ir a buscar a Clove, hemos quedado.
Me dirijo a casa de Teddy, con el propósito de verla, pero me llevo una sorpresa al oír la respuesta a todas mis dudas. Me acerco a la ventana y desde allí las oigo hablar.
-          ¡Esos estúpidos agentes de la paz! – grita Teddy.
-          Para que la próxima vez tengas más cuidado – contesta su madre.
-          ¡Me han destrozado la cara!
-          Y tú has destrozado el cuerpo de una hermosa e indefensa serpiente.
-          Tenía que cazar algo, no podía venirme con las manos vacías.
-          La próxima confórmate con pescar algún pez, Teddy la caza no es lo tuyo, con un simple ratón hubiera bastado.
-          La próxima vez que me toquen esos estúpidos agentes les arrancaré la cabeza con mis propias manos.
Su madre se acerca a la ventana y yo salgo corriendo, creo que me ha visto, el camuflaje no es lo mio. No necesito buscar a Teddy, esa conversación resuelve todas mis dudas, Teddy es pobre, algo extraño en este Distrito.
Decidido a que no hagan más daño a Teddy planeo poner veneno para ratones y hierbas venenosas alrededor de la valla que nos separa del bosque. Se por dónde va Teddy y allí coloco unos cables simulando la corriente que debería estar pasando por la valla. Después, mirando mi reloj, me escondo detrás de una casa para ver si mi plan funciona.  A las 14:30, como siempre Teddy sale de su casa con rumbo al bosque. Llega a la valla y allí grita. Admito que los cables pueden asustar, pero, ¿a Teddy?  Algo ha visto, ¡No puede asustarse con un par de cables viejos! Teddy se va corriendo hacia su casa y yo me acerco al punto en el que Teddy gritó. Lo único que veo es una pequeña serpiente, la cuál esta comiendo una especie de líquido azul que sale de una mochila, reconozco esa mochila, se la regale yo a Teddy.  Se lo que pasará si los agentes de la paz ven esa mochila en el bosque, la  condenarán. De repente la serpiente empieza a crecer, cada vez más y más, hasta alcanzar casi mi altura, asimilo lo que ocurre, ¡Teddy ha creado una mutación, accidentalmente! Ignoro a la serpiente y cojo un largo palo que hay en el suelo, con el alcanzo la mochila y logro sacarla quitando los cabes viejos que antes había puesto en el único agujero de la valla. Quitando los cables me da alguna que otra pequeña descarga, a lo cuál no doy importancia, aunque los cables no deberían estar cargados. La serpiente se da cuenta de mi presencia y viene hacia mí. Intenta saltar la valla pero falla y se queda colgada. La serpiente ha dejado de moverse y alguna que otra chispita sale de su cuerpo. Asimilo o que ocurre, la valla estaba cargada y la serpiente ha sido electrocutada. Logro bajarla de la valla con varios palos de madera, aunque con los de metal sea más fácil con estos aseguro el no electrocutarme yo también. Meto lo que queda de la serpiente en un saco y me lo llevo a casa. Evitando a todas las personas que podrían delatarme lo meto en la cochera. Una vez allí corto el cuerpo en trocitos, pequeños. Los llevo a la cocina y dejo dos trozos encima de la mesa y los demás los meto en el congelador. Un trozo lo frio en la sartén, con un poco de perejil. Cuando acabo lo sirvo en cuatro platos. Cuando acabo de colocar los platos en la mesa baja mi madre y yo la invito a probar lo que acabo de cocinar.
-          ¿Qué es? – me pregunta.
-          Lo he visto en el mercado, tenía buena pinta, hay más en el congelador.
Le enseño el otro trozo que tengo sobre la mesa. Lo cojo y lo meto en una bolsa y me dirijo a casa de Teddy.
Compruebo que no hay nadie en su casa y entro, una vez en la cocina frio el trozo en la sartén le echo perejil y un poco de puré de patatas que tiene su madre preparada, lo sirvo en 4 platos y los dejo sobre la mesa con un papel escrito malamente:
                    “La próxima vez que crees una mutación asegúrate de que no se electrocute”.
Recojo el saco y cuando estoy saliendo oigo una voz:
-        -  ¿Cato? – pregunta alguien desde las escaleras. Yo me giro y veo a Teddy, me asusto pero consigo controlar mi inseguridad.
-        -   Si… -
-         -  ¿Qué haces aquí?-
-          - Te traigo comida, ¡pruébala!-
-          - Todos estos años me has estado evitando y ahora ¿me traes comida?-
-         -  Supongo, sé que llevamos días, meses incluso años sin hablarnos pero te echo de menos Teddy.-
-          -Ya es muy tarde, tú has cambiado y yo he cambiado.-
-          -Sigo siendo el mismo Teddy, sigo queriendo ser un guerrero sigo siendo el niño que conocistes.
-         - No, el niño que conocí esta perdidamente enamorado de mí y tú estas enamorado de Clove, no soy tonta Cato, os he visto.-
-          -¿Por qué me besastes?, aquella noche en el bosque.-
-         - Quería saber si todavía, después de todo este tiempo, te quería.-
-        -  ¿Y?, ¿Me quieres?-
-        -  No, ¡ahora vete!-
-        -  Teddy…
-        -  ¡Vete!-
-         - Vale y gracias por lo de la serpiente – digo señalando los arañazos de su cara.
-          Adiós –
Salgo de casa de Teddy y al cabo de un rato me encuentro a su madre, no puedo evitar el no tener conversación con ella.
-        -  ¡Cato! Que alegría, ¿Qué tal estas?
-      -    Muy bien, ¿y usted?
-       -   Son tiempos difíciles para la familia, Cato, pero al fin y al cabo no nos podemos quejar, hay gente que esta peor.
-        -  Sí, el ganado ha disminuido, la agricultura igual, el Capitolio debería imponerse más.
-         - O quizás imponerse menos…
-          -Puede, en cualquier caso el Capitolio tiene la culpa.
-          -Sí… Bueno Cato, me ha alegrado mucho verte, dile a tu madre que algún día venga a visitarnos.
-          -Sí, se lo diré, hasta luego.
-          -¡hasta luego!
Llevo toda la tarde en casa de Teddy, me voy corriendo a buscar a Clove. Cuando llego me la encuentro sentada a la puerta de su casa, esperándome.
-          Cambio de planes Cato, ¿Quieres que veamos antiguos Juegos del Hambre en mi casa?
-          ¡Claro!
Vemos unos cuantos Juegos pero el último es con el que más disfruto, Brutus. Disfruto viéndole ganar, disfruto viéndole matar tributos, disfruto con cada suplica de piedad de los demás y admito que me encanta.
Las seis llegan enseguida, nos dirigimos hacía el centro de entrenamientos.  Hacemos un entrenamiento duro en el cuál el arma principal es la espada, lo que mejor se me da.
Después de un día agotador me voy a casa y allí me ducho y me duermo, pensando en la dueña de mis pensamientos Teddy, acompañada de Clove.




¿Qué opinas?

14 comentarios:

  1. me ha encantado chicas seguir así

    ResponderEliminar
  2. Graacias por el capitulo, lo estaba esperando, espero que no tardeis mucho en el siguiente :D

    ResponderEliminar
  3. Genial!!!!! Lo ame, son geniales!! & espero el capitulo 9 con ansias! :D

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno !!!! Espero el otro :):):)

    ResponderEliminar
  5. No me esperaba para nada la mutacion, aunque creo que Teddy le sigue queriendo...

    ResponderEliminar
  6. Me encanta! Muy bueno el capítulo, no me esperaba para nada que Teddy hiciera alguna mutacion... "Teddy la cientifica malvada" WAJAJAJAJJAJA ._. Vale, a lo mejor estoy mentalmente desorientada pero el capitulo ha estado IN-CRE-I-BLE!!!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta el capitulo sigue asi :)

    ResponderEliminar
  8. Me encanta, a ver cuando subís el siguiente, pero acabo de descubrir una cosa. Cato ¿No sale con Glimmer? Porque en la página de LJDH, pone que Cato intenta salvar la vida de Glimmer, ya que tiene un interés romántico hacia ella, pero luego la deja para salvar su propia vida.

    ResponderEliminar
  9. Cuando subirás el próximo capítulo? :S

    ResponderEliminar
  10. PAra cuando el capitulo 9?
    P.D: EL personaje de Teddy lo estoy empezando a odiar xD

    ResponderEliminar
  11. quiero el capitulo 9! u.u para cuando va a estar listo?

    ResponderEliminar