viernes, 5 de diciembre de 2014

¡¡CAPÍTULO 15!!

Buenas tributos, ¿Que tal estáis? ¿Preparados para volver a revivir los Juegos del Hambre? Bueno aquí os dejo el Capítulo 15, espero que lo disfrutéis, ¡Besos!




Me levanto temprano, con los primeros rayos de Sol. Desde pequeño me habían acostumbrado a dormir poco, pero nunca había dormido tan poco, aunque no estoy cansado. Me pongo de pie y veo una figura me froto los ojos y veo a Teddy, "no puede ser" pienso. Me froto más los ojos y veo que es Glimmer. Me acerco a ella.
- Hola - digo sonriendo.
- Hola - responde - ¿No estás cansado? has dormido apenas 30 minutos.
- No, ¿y tú? - contesto.
- Desde que tenía trece años no duermo- responde y alza la mirada lo cual hace que la luz del sol le dé un color rubio precioso a su pelo.
- ¿Puedo preguntarte por qué?-
- Si no estuviéramos aquí no te lo diría, como vas a ser la última que me pregunte pues - hace una pausa para resoplar y sigue - Desde que nací mi madre tuvo que trabajar muchísimo para conseguir algo de dinero. Mi padre me inscribió en la academia de profesionales cuatro años antes de empezarla. Mi padre era un holgazán y un borracho que cambio mi vida por una ronda más. Mi madre mientras tanto se mataba a trabajar para conseguir dinero, dinero que posteriormente él se gastaba en bebida.  Cuando yo tenía diez años despidieron a mi madre y ella comenzó a robar para conseguir algo de dinero. A los trece años una noche los agentes de la paz pillaron a mi madre robando y la mataron en el acto. Desde entonces no duermo y menos aquí.
- ¿No estás cansada? - Pregunto.
- ¿Cansada de que Cato? - responde - ¿Cansada del Capitolio? ¿Cansada de que nos vean como maquinas de matar? - hace una pausa y sigue - Sí, estoy muy cansada. Hacen creer a los Distritos que nosotros somos los malos, los depredadores, cuando en realidad son ellos los que nos controlan.
- Yo adoro esto, es magnífico, el Capitolio, los Juegos todo... - respondo con un aire de superioridad - Me asombra su inteligencia, poder estar aquí es un sueño Glimmer, poder matar por fin, viviría en unos Juegos constantes y sería feliz.
- Estas loco Cato, esto es una tortura, una cárcel.
- Yo no lo veo así, el presidente Snow es mi ídolo.
De repente se me ocurre una idea, una idea buenísima para poder acabar por fin con la maldita chica en llamas.
- Glimmer, ¿por qué no conseguimos un rehén para guardar las provisiones? - pregunto.
- ¿Un rehén? ¿Quién?.
- El chico del Distrito 3 parecía fuerte, podríamos capturarle y amenazarle.
- Me parece bien, yo creo que le vi huyendo hacia el lago no creo que este muy lejos.
Glimmer y yo caminamos unos pocos metros hacia el lago y Glimmer estaba en lo cierto, en la copa de un árbol se encontraba el chico durmiendo. Le hago señas a Glimmer de que yo muevo el árbol y ella mientras lo coge. Comienzo a mover el árbol el chico se despierta pero es tarde para sujetarse, así que pierde el equilibrio y se cae. Glimmer lo coge.
- Glimmer te dejo matarle - le digo riéndome.
- ¡No! Por favor, ¡No! - grita el chico - ¡Haré lo que sea!
-  Um... Igual podrías hacernos un favor... - contesta Glimmer.
- ¡Sí! - grita el chico asustado.
- Como no me se tu nombre ni tengo intención de saberlo a partir de ahora te llamare D3 y te encargaras de proteger a muerte nuestras provisiones o si no... Tu bonita hermana Susan sufrirá las consecuencias- respondo.
- Por supuesto- responde D3 temblando.
Los tres nos dirigimos a la Cornucopia, Glimmer no me ha preguntado el cómo sabía lo de su hermana... Antes de los Juegos me repase la vida de cada tributo, es una buena estrategia. Llegamos a la Cornucopia y despertamos a los demás, les contamos nuestro plan de busca y captura contra Katniss y nos dirigimos a preparar las armas.  
Ponemos unos cuentos explosivos alrededor de la Cornucopia y dejamos a D3 protegiéndolos. Clove, Peeta, Glimmer, el estúpido Marvel y yo salimos a buscar a Katniss. Tras unos 40 minutos caminando sin haberla visto decidimos volver a la Cornucopia. de repente, D3 no está.
- ¿Dónde está D3? - grito furioso.
- ¡No está! Era obvio, habrá cogido algunas provisiones y se habrá ido - responde el chico del pan - Vaya plan el tuyo...
Me cabreo muchísimo, no pienso permitir que este imbécil me hable así.
- Por lo menos el ha propuesto un plan - responde Glimmer.
- Peeta, igual te encuentras con tu novia antes de lo que imaginabas... - Saco un cuchillo pero el permanece impasible, mirándome directamente a los ojos. Levanto la mano pero Clove me detiene.
- Déjalo - me susurra al odio - Es nuestra mejor baza para encontrarla.
La sonrió y me guardo el arma, no sin antes dirigirle una mirada de desprecio al maldito chico del pan.  Mientras caminamos hacia dónde se encuentran nuestras provisiones aparece D3.
- ¡Mirad lo que he encontrado! - grita enseñándonos un puñado de Jaulas de noche.
- Nos vendrán genial pero no vuelvas a desaparecer - grita Marvel riéndose. Que estúpido, pienso.
Pasamos la noche en la Cornucopia durmiendo, estamos un poco cansados aunque como siempre, Glimmer esta despierta. De repente la imagen de Teddy llega a mi mente, ¿Que estará haciendo? ¿Estará viendo los Juegos? Seguro que no. Los odia. ¿Estará viendo las mismas estrellas que yo?
Me despierto con los primeros rayos del sol y miro a mi alrededor. Nada parece haber cambiado , pero no me fio. No ha muerto nadie desde ayer, los vigilantes no pueden permitirse que la gente se aburra, algo estarán preparando...
- Es mejor movernos- digo en tono alto para que Marvel se despierte. Comienzo a contarles mis sospechas sobre los vigilantes.
Acordamos ponernos en marcha para intentar adelantas ese espectáculo. No nos conviene que los vigilantes monten alguna, ni a nosotros, ni a nadie. Si podemos adelantarnos y matar a alguien, sería perfecto.
Comenzamos a andar en sentido contrario al que tomamos ayer. Subimos por la colina en silencio para no espantar a ningún tributo, pero no hay nadie a quién asustar. De pronto oímos el crepitar de las llamas y sé que ha empezado. Si seguimos el "desastre" encontraremos a alguien. Caminamos unos metros más y... ¡Bingo!. Ahí está, la chica en llamas.
Corremos para poder cogerla sin que le dé tiempo a reaccionar pero nos ve y comienza a correr.
- No corras, señorita Everdeen- grito con alegría.
- Eres nuestra - dice Clove riéndose.
La veo escalando un árbol. Glimmer intenta darle con las flechas pero la puntería no es lo suyo. Nunca he escalado pero para todo hay una primera vez, ¿no?. Pronto descubro que trepar con una espada no es sencillo. Caigo.
- Dejémosla - dice Peeta. Voy a replicarle que no va a tener ninguna forma de salvar a su querida Katniss Everdeen pero dice - tendrá que bajar o se morirá de hambre.
Por una vez tiene razón, así que seguimos su plan. Acampamos a los pies del árbol. Clove y Marvel deciden recorrer la zona para asegurarnos de que no hay peligro. El chico del pan se duerme enseguida.
- Glimmer, deberías intentar dormir - le digo - Ven, siéntate a mi lado - Ella viene y se acomoda. - ¿Has visto las estrellas?,  son preciosas, ¿verdad?
- Sí, sí que lo son.
- Igual deberías dormir aunque sea un rato, solo por ella, por tu madre, una de esas estrellas es ella y le encantaría que durmieses en una de tus posibles últimas noches- Glimmer me hace caso, los dos nos tumbamos y nos quedamos dormidos.

Me despierto entre gritos y lo primero que noto es dolor, ¿Que está pasando? Noto pequeñas punzadas por todas partes. De pronto caigo, Rastrevíspulas. Intento huir tan rápido como puedo, pero lo veo, el maldito chico del pan está ayudando a huir a la chica en llamas. Con toda mi rabia acumulada cojo la espada y le pego un tajo pero el dolor de las picaduras hace que falle y le dé en la pierna. En este momento me da igual, no creo que logre aguantar mucho. Le miro con desprecio y , tambaleante, sigo a mis compañeros.

¿Qué opinas?

0 comentarios:

Publicar un comentario